Skip to content

Los 7 riesgos de no Digitalizarse

¿Por qué debería aplicar nuevas herramientas en mi negocio sí con las metodologías tradicionales llevo años obteniendo resultados relativamente aceptables?”. Este tipo de cuestionamiento es uno de los obstáculos más difíciles de superar para aquellos que se niegan a dar el primer paso hacia la innovación.

Continuar aplicando las mismas herramientas y metodologías que en un tiempo eran eficientes dan la falsa sensación de seguridad para las empresas. Mantenerse en la zona de confort parece ser lo menos riesgoso que hay; sin embargo es todo lo contrario: garantiza el ocaso de cualquier organización.

A continuación te contamos cuáles son las variaciones más radicales en el contexto actual y los 7 riesgos principales de no Digitalizarse en esta era.

 

De Tiempos Analógicos a Tiempos Digitales

 

Superar o evitar riesgos requiere, en primera instancia, analizar y entender el entorno en el que están inmersas las instituciones del sector financiero y comprender los cambios que están impactando directamente en la economía global.

La aparición de las fintechs en América Latina apuntan a un público estratégico. En esta región, aproximadamente un 50% de la población no tiene una cuenta bancaria; es aquí donde las fintechs se hacen relevantes ya que a través de los canales digitales logran la integración financiera de aquellos que no están bancarizados.

Se podría considerar que solo esta variable justifica el aumento de este tipo de empresas año tras año. Sin embargo, el aislamiento o distanciamiento a causa de la Pandemia es una de las razones principales por la cual la Transformación Digital ya no es una opción sino una obligación para las empresas del sector financiero.

El temor al contagio por Covid-19 y la necesidad de evitar cualquier contacto con objetos que hayan sido manipulados por otras personas, impulsaron a los usuarios a optar por canales digitales para realizar compras u operaciones financieras. 

Según un estudio de MasterCard, el 35% de la población en América Latina y el Caribe aumentó el uso de pagos a través de tecnologías contactless basándose en la inmediatez, seguridad y simplicidad que estos representan. Por otro lado, un 78% de los latinoamericanos sostienen que continuarán realizando pagos digitales una vez terminada la Pandemia. 

Las nuevas preferencias por parte de los usuarios fuerzan a las empresas a digitalizarse si lo que buscan es obtener una ventaja competitiva en el mercado actual.  Cabe mencionar que la nueva normalidad consolidó el pago a través del código QR alcanzado un incremento de un 77%. 

El nuevo contexto es alentador para las entidades del sector financiero que han incorporado las nuevas tecnologías digitales en sus operaciones; pero ¿Qué efectos puede tener para aquellas empresas que priorizan los modelos tradicionales antes que la innovación?

 

Negadores digitales: los 7 riesgos para sus negocios.

 

A estas alturas es evidente las razones por las cuales una organización debe impulsar la Transformación Digital. En tan solo 1 año, la realidad que conocíamos ha cambiado precipitadamente acelerando la implementación de nuevas tecnologías. Sin embargo, no ser capaz de cambiar el mindset de una institución puede llevar al negocio a tener que atravesar los serios peligros: 

 

  1. Dejar de ser competitivos: no adaptarse a los cambios vertiginosos supone dejar de ser eficiente. Los avances tecnológicos facilitan y simplifican el tiempo invertido en tareas repetitivas como también reducen los costos operativos. Así como la Revolución Industrial impactó negativamente en aquellas organizaciones que rechazaban sus consecuencias, la Revolución Digital provocará lo mismo.
  2. Brindar una experiencia negativa: ir físicamente a las sucursales para realizar operaciones financieras expone al cliente a una posible mala experiencia ya sea por hacer filas extensas, no recibir una buena atención, perder tiempo, no poder usar el celular, no recibir una atención personalizada, etc. Poder utilizar canales digitales evita estos inconvenientes en gran medida adaptándose al nuevo comportamiento y necesidades de los clientes. 
  3. Aplicar estrategias Infructuosas: invertir en publicidad off line para atraer walk-ins a las sucursales obliga al cliente a tener que estar presente físicamente sin contemplar sus preferencias por realizar las operaciones digitalmente. De este modo, el dinero invertido en este tipo de estrategias no garantiza un ROI positivo para la organización. 
  4. Hacer un seguimiento del cliente ineficiente: aplicar metodologías manuales dificulta la tarea de llevar un control sobre aquellas personas que han sido rechazadas o no han podido concretar alguna operación perdiendo así, la oportunidad de que en un futuro se conviertan en clientes.
  5. Deteriorar el Valor de la Marca: el diferencial más destacado por los usuarios es aquel que cumple con sus expectativas. Hoy en día, contar con soluciones digitales es lo esperado y no poder ofrecerlo genera un deterioro en la percepción de marca.
  6. Limitar la posibilidad de ahorrar: migrar al mundo digital permite reducir los costos de mantenimiento y comisiones logrando ofrecer a los clientes tasas y costos más económicos en productos y servicios financieros.
  7. Dejar de existir en el mercado: no adaptarse al mercado actual, no brindar una experiencia de usuario positiva, aplicar estrategias ineficientes, no hacer un seguimiento ni tener una propuesta de valor acorde a las exigencia de las personas llevan a una organización financiera a eventualmente desaparecer del mundo de los negocios.

 

¿Es posible evitar estos riesgos?

 

¡Por supuesto que sí!

Desde Digiventures te ayudamos a dar pasos acertados para prevenir estos peligros.

Escribinos y conoce las soluciones que tenemos: https://digiventures.la