Skip to content

Cómo saber si mi empresa está preparada para la Transformación Digital

Durante la última década, la manera de ofrecer servicios y/o productos ha cambiado tan precipitadamente hasta alcanzar el punto en que las empresas se vean obligadas a replantear su modelo de negocio.

La evolución y la accesibilidad de la tecnología no solo tuvieron un impacto directo en el comportamiento de las personas sino también en las diversas industrias del mercado. Hoy en día, en el sector financiero, los consumidores optan por realizar sus operaciones a través de canales digitales; y las empresas deben ser capaces de ofrecer lo que se les exige: una verdadera experiencia de usuario digital.

La aparición del Covid-19 aceleró estas tendencias que, hace tiempo, diversas investigaciones vienen advirtiendo: el fin del negocio tradicional.

Veamos cuáles son los puntos a considerar antes de transitar por las distintas Fases de la Transformación Digital a fin de adaptarnos a la nueva economía global.

 

¿Por qué impulsar la Transformación Digital?

Migrar de institución financiera tradicional a fintech puede ser muy desafiante pero es imprescindible para potenciar la propuesta de valor de tu negocio y prepararla para el crecimiento futuro.

La preferencia de los consumidores por utilizar cada vez más los canales digitales es una tendencia que aumenta continuamente. El tener que realizar operaciones financieras en las sucursales implica estar más expuesto a factores negativos que influyen en la experiencia del cliente: hacer largas filas, no poder utilizar el celular, no recibir una buena atención, etc. En definitiva, la metodología off-line resulta engorrosa e ineficiente.

Estas necesidades que, para muchos en el mundo tradicional, pueden ser un obstáculo, para las fintechs resultan ser una oportunidad para optimizar la experiencia del usuario, la propuesta de valor y el branding.

En el mundo digital, las entidades financieras posibilitan que:

  • El cliente sienta que tiene mayor control y transparencia en sus finanzas.
  • Se resuelvan cuestiones particulares de manera rápida y segura.
  • Se reduzcan los costos de comisiones y mantenimiento, entre otras. 
  • Se agilicen los procesos burocráticos. 

Sin embargo, para llegar hasta este punto de sofisticación es preciso identificar las 4 fases por las que todo negocio, ya presente en el mercado, debe atravesar durante su proceso de Transformación Digital.

 

Las Fases hacia la Digitalización.

No todas las instituciones inician la transformación digital desde el mismo punto de partida. Según las características particulares de cada una, se atravesará este proceso en distintos tiempos y modos. 

A continuación te recordamos brevemente cada una de las fases de la transformación digital:

  • Fase 1 “Analizando nuevas Perspectivas”: se analiza y define cómo encarar la digitalización, qué se necesita, por donde comenzar.
  • Fase 2 “Entendiendo las soluciones disponibles”: se identifican las soluciones con las que se cuenta para digitalizar los Customer Journeys o posibles casos de uso, analizando sus ventajas y desventajas
  • Fase 3 “Transformación”: se define y ejecuta el roadmap de transformación.
  • Fase 4 “Iteración”: se evalúa el funcionamiento de los Customer Journeys digitalizados y se proponen mejoras para iteraciones constantes.

A lo largo de esta transformación, cada institución financiera debe tener presente que la Transformación Digital no implica dar un salto abrupto al mundo digital sino todo lo contrario. Es necesario que sea progresiva, digitalizando cada Customer Journey, con el objetivo de no descuidar el negocio físico ya presente en el mercado.

¿La razón? Generalmente, este proceso requiere un tiempo de entre 1 a 3 años.

Si aún no lo has hecho te recomendamos leer sobre Las 4 Fases de la Transformación Digital en el Sector Financiero para profundizar sobre este tema antes de continuar.

 

Impulsores y Stoppers de la Modernización.

A pesar de que cada institución tenga un punto de partida diferente en su digitalización, hay una particularidad que le es común a todas: utilizan un Sistema Legacy, es decir, un sistema anticuado. Y el “Timing” de cuando se opta por dar comienzo a la Transformación Digital depende, en gran parte, de la visión de los líderes.

Entonces, tener que identificar cuáles son los impulsores y los stoppers de la modernización en tu empresa resulta imprescindible para obtener resultados rápidos y positivos.

En las primeras fases, los colaboradores con una personalidad proclive al cambio tienden a ser los impulsores más notorios y por el contrario, aquellos que poseen una personalidad más estructurada, adversa al cambio, los stoppers. Estos últimos se caracterizan por no tener incentivos para iniciar algo nuevo ya sea porque no entienden el entorno digital o temen a lo desconocido. Su forma de pensar puede ser un obstáculo dado que limita la intencionalidad de innovar.

Por otro lado, en las fases más avanzadas de la digitalización, los impulsores tienden a ser los equipos más analíticos: al medir los KPIs y métricas, identifican variaciones del ROI, motivando al grupo a buscar soluciones innovadoras. Sin embargo, ocurre en muchos casos, que el mismo equipo de Transformación Digital, al ser responsable por el cambio inicial, puede ser resistente a la iteración constante.

Identificar estos puntos, resulta determinante para evaluar el grado de éxito que tendrá este proceso en sus distintas fases, ya que sin la visión innovadora del líder, de su equipo y colaboradores, la transformación puede no llegar a buen puerto.

 

¿En qué fase se encuentra mi empresa?

Cuando se decide empezar el proceso de la Transformación Digital, se debe tener presente que, a pesar de llegar a la Fase 4, nunca finaliza del todo sino que siempre se está iniciando algo nuevo, siempre se trabaja sobre mejoras que se van itinerando

En nuestra empresa nos especializamos en digitalizar instituciones del Sector Financiero. 

Si te interesa saber en cuál de las 4 Fases se encuentra tu negocio y en qué condiciones  ¡Contáctanos!